FREAKONOMICS
FICHA
Foto Título:            FREAKONOMICS
Autor:            Steven D. Levitt y Stephen Dubner
Editorial:       Ediciones B
Idioma:         Español
Páginas:        325
Publicación:  2005
Lectura:         2010
COMENTARIO EDITORIAL
(Fuente: contraportada del libro en su edición de 2010 en ZETA)

¿Qué resulta más peligroso, una pistola o una piscina? ¿Qué tienen en común un maestro de escuela y un luchador de sumo? ¿Por qué continúan los traficantes de drogas viviendo con sus madres? Quizás éstas no sean las típicas preguntas que formula un economista, pero Steven D. Levitt no es un economista típico. Se trata de un especialista que estudia la esencia y los enigmas de la vida cotidiana y cuyas conclusiones, con frecuencia, ponen patas arriba la sabiduría convencional. A través de ejemplos prácticos y una sarcástica perspicacia, Levitt y su coautor, Stephen J. Dubner, demuestran que la economía, en el fondo, representa el estudio de los incentivos: el modo en que las personas obtienen lo que desean, o necesitan, especialmente cuando otras perso­nas desean o necesitan lo mismo.
COMENTARIO PERSONAL
(Basado en publicación en mi blog Blue Chip)

'Freakonomics' no es realmente un libro sobre economía.

Se trata de un ensayo de bastante difícil encuadre en una disciplina concreta. Es cierto que el 'autor intelectual' de las teorías allí expuestas, Steven D. Levitt, es economista y es cierto que algunos enfoques y parcialmente la metodología de sus investigaciones, parecen recordar a los propios de la economía, pero en realidad, y como el propio Levitt reconoce en su blog, se trata de un libro interdisciplinar o, más bien, adisciplinar que, tanto podría ser clasificado de sociología como de economía, con algún detalle de política o psicología.

Los mismos autores reconocen también que, tal y como se les ha criticado, el libro carece realmente de un tema unificador.

Antes de leer esa crítica (que se encuentra al final del libro), yo mismo le daba vueltas acerca de cuál era realmente el tema de esta obra. Mi conclusión fue que, de alguna forma, este libro trata de cómo pensar correctamente y cómo buscar las respuestas adecuadas fiándose de los datos e intentando evitar falacias y lugares comunes de la sabiduría convencional.

Levitt y Dubner insisten en la importancia de los incentivos de las personas, en entender los incentivos que empujan a cada individuo o colectivo, como forma de explicar muchos comportamientos. También nos previenen acerca de las deficiencias de la sabiduría convencional y de las opiniones de los expertos así como del peligro de la asimetría informativa.

Armados con todos estos planteamientos, los autores atacan la explicación y comprensión de problemas absolutamente dispersos y llamativos.

Así, por ejemplo, analizan los incentivos de los maestros de escuela o de los luchadores de Sumo. Con base en esos incentivos, deducen que ambos colectivos se encuentran de alguna forma empujados al engaño...y aportan estudios, ya de tipo numérico, con graves paradojas que parecen confirmar la sospecha de ese presunto engaño.

O, también, estudian el comportamiento de los agentes inmobiliarios y la historia del Ku Klux Klan lo que les da ocasión para tratar el asunto de la asimetría informativa y cómo la rotura de la misma puede ayudar a los clientes de los primeros y cómo acabó parcialmente con el poder del Klan.

Otros temas quizá aún más controvertidos que se abordan es la influencia del aborto en la disminución del índice de criminalidad o el mercado del crack y cómo se explica que, a pesar de las grandes fortunas que se mueven en ese tráfico ilegal, los traficantes 'suelen vivir con sus madres'.

También tratan de la influencia de las decisiones de los padres en el futuro de sus hijos lo que les da ocasión de hablar acerca del miedo y su uso por parte de los expertos.

Finalizan con un llamativo estudio sobre la posible influencia en el futuro de los hijos, del nombre elegido por los padres.

Un libro llamativo, polémico, iconoclasta pero bien fundamentado y argumentado, en el que creo que lo más importante, salvo que sean de nuestro interés particular, no son los problemas específicos tratados (el mercado inmobiliario, el sumo, el tráfico de crack, el índice de criminalidad, etc) sino su enfoque conceptual y el énfasis en buscar las respuestas adecuadas, de la forma adecuada, a cualquier cuestión que nos planteemos.

La edición que he manejado se completa con una larga serie de anexos que incluyen, fundamentalmente, algunos artículos en prensa y algunos posts relevantes en el blog de freakonomics.